Blog

Autor: Guillermo Sotelo



Todos los que vivimos en la comunidad Peruana en Japón sabemos que desde 1990 cuando decidimos emigrar a estas Islas no fue sencillo mantener una relación cordial y fácil con todos los vecinos.así como los demás latinos Aunque el interés común parecía claro y debía ser el mismo, pero surgieron intereses individuales que nos llevaron al recelo y la disputa. Esta manera de pensar nos llevó a creer que no nos tenían en cuenta o simplemente hubo falta de afinidad.

Yo que he desarrollado una parte de mi carrera profesional en finanzas e Inversiones en el Área de Tokio, tengo otra visión y puedo afirmar que al igual que muchas personas en la comunidad, los Negocios de finanzas y venta también son como vecinos que no llegan a entenderse.

Debo de ser sincero y resaltar que los que llegamos a estas Islas en los primeros grupos no hemos hecho mucho por la comunidad. Eran otras épocas donde todo era Nuevo para nosotros y nos costó adaptarnos a una nueva sociedad con diferente idiosincrasia y nuevas reglas .Todavía está fresco en mi mente las primeras mañanas de frío o el intenso calor que nos daba la bienvenida a numerosas fábricas que nos acogieron para desempeñar diversos trabajos ya sea en línea o manuales, en mi caso fue la Fábrica de Panasonic donde llegaron haber hasta 2000 latinos trabajando entre ellos muchos Peruanos.

Son muchas anécdotas por mencionar como por ejemplo que pagamos 5000 yenes por hablar 5 minutos a Perú con tarjetas telefónicas, cuando no existían traductores en los hospitales o cuando más de una vez hicimos compras equivocadas por no leer kanjis y terminamos teniendo un gran problema en casa con las compras. En lo que se refiere al envío de remesas algunos lo hacían a través de bancos Japoneses que cobran muy caros y con trámites engorrosos, otros lo hacían en grupo a través de una persona, luego salieron algunas empresas Latinas de envío de dinero, que fueron intervenidas por la policía japonesa al detectarse irregularidades en los trámites y ejecución de los envíos. Sería la banca brasileña que empezaría a realizar estos servicios y que facilita los envíos al Perú y otros países latinos.

Existen diversos temas de interés para los jóvenes de la comunidad peruana en Japón, la mayoría de ellos se centran en cómo estudiar una Carrera, o que Carrera seguir, o después de terminar qué hacer. Sin embargo he querido hacer un comentario con respecto al tema de interés para la Comunidad Peruana que pocos comentan, las aspiraciones y metas, ambiciones, objetivos de vida y sus proyecciones. Me tome el tiempo de consultarle a varios compañeros de trabajo y amigos de toda la vida, en otros países y a muchos que como yo vinieron a Japón con sus hijos menores y como se veían en el futuro y cuáles eran los problemas más importantes para ellos, las respuestas a esta interrogante me hacen decirles lo siguiente: Encontré mucha preocupación en temas como el ijime, tecnología, otros se enfocaron a él bien común, sin embargo ninguno de ellos tenía realmente un objetivo, una meta a la cual dirijan su vida. No pudieron especificar sus ambiciones académicas o profesionales, tienen como aspiración lograr tener poder, pero no han concretado las acciones que los llevaran a la realización de esto. Lo que si fue muy evidente es que, todos tienen una visión de grandeza y poder, hablando de todo lo que se comprarían si pudieran. Lo lamentable es que piensan en el tipo de vida que aspiran llevar pero no tienen un enfoque de lo que se debe hacer para lograr este tipo de vida. Esto es el reflejo de la realidad, hablamos de generaciones que no ambicionan porque mucho de lo que desean tener, ya lo tienen gracias a que los padres han luchado por ello, ya que como es común, los padres tenemos el pensamiento de no querer que nuestros hijos pasen lo que nosotros vivimos, y no queremos que las cosas les sean tan difíciles, no queremos que les haga falta absolutamente nada y lo que en realidad estamos ocasionando es que nuestros hijos no se esfuercen, no luchen, no se sacrifiquen.

La falta de objetivos, metas, proyectos y ambiciones, son alimentadas de alguna forma por nosotros. Como podemos pensar en un futuro para nuestro país, si nuestros hijos no están siendo productivos para nuestra familia mucho menos para el país. Se perdió la visión del sacrificio, del trabajo y de los objetivos, lejos de culparnos como padres, para los jóvenes de hoy, existen mejores y mayores posibilidades, pero vivimos en un país donde los jóvenes no tienen ambición ni deseos de superación. Seguiremos en un país en el anonimato, con carencia de oportunidades por falta de objetivos.

Es de vital importancia que las nuevas generaciones de peruanos en Japón busquen la manera de cumplir sus metas, para ello deben estar conscientes de lo que deben hacer para lograrlo. No en todos los casos pero es importante concientizar a las personas que nos rodean de que la vida no se basa en “que haré este fin de semana”, “a que Disco iré” ni mucho menos en planes de cuánto dinero necesitan para comprar ropa o lujos. Durante más de veinte años he facilitado con éxito el desarrollo personal y profesional a ejecutivos en una variedad de industrias, sobre diversos productos financieros en organizaciones líderes en Finanzas e Inversiones incluyendo Bienes Raíces y dirigida a las comunidad latina en Japón, que en su mayoría eran habla hispana y portuguesa. Mi experiencia incluye descubrir cómo se impulsan las operaciones de ventas así como estrategias de Marketing de productos financieros variados determinados al tomar muestras de Índices como Endeudamiento, Liquidez e Impacto de la Carga Financiera, etc. Desarrollando como método personal actividades únicas e interactivas (experiencias en tiempo real donde los equipos de ventas interactúan y toman decisiones), que les ayuda a desarrollar métodos, para estar conscientes de las reacciones y costumbres de sus clientes potenciales y lograr que hagan una elección consistente.

Mis metas son impactar profundamente en los ejecutivos jóvenes a mi cargo para que se sientan comprometidos con la empresa a través de su crecimiento personal y profesional y así lograr con éxito los resultados que pueden ellos estar aludiendo mediante el desarrollo de su inteligencia emocional (EQ) y la inteligencia creativa (CQ), para alcanzar sus metas y obtener los mejores resultados en beneficio de la empresa. Cabe señalar que la incursión de la Banca Brasileña en Japón abrió camino para el desarrollo de los diferentes servicios financieros, adaptándonos a la ley de Banca Japonesa pero con estrategias de acuerdo a las necesidades de la comunidad Latina. Por eso ustedes jóvenes deben ser los que cambiarán la imagen de nuestra comunidad, porque ustedes son el futuro".

Ya estoy cansado de escuchar acerca de este "mejor futuro" que tanto muchos anhelan, pero lo máximo que ellos están haciendo para conseguirlo es negar su responsabilidad de ser parte de ella. El futuro es un tiempo venidero, pero que sin presente no existe, entonces qué pasa con nuestro presente?
 
Guillermo Sotelo.

PETROPERÚ presenta la edición Premio Copé 2016 conformado por la XIX Bienal de Cuento y V Bienal de Ensayo. La convocatoria está referida a los peruanos residentes en el Perú o en el extranjero y ciudadanos extranjeros nacionalizados o residentes en el país.

XIX Bienal de Cuento 

  • Los premios serán:

Primer Puesto: Trofeo Copé Oro y 35.000 nuevos soles
Segundo Puesto: Trofeo Copé Plata y 25.000 nuevos soles
Tercer Puesto: Trofeo Copé Bronce y 15.000 nuevos soles
Finalistas: Trofeo Copé
El Jurado Calificador podrá considerar seleccionar Menciones Honrosas.

Bienal de Ensayo

Primer Puesto: Trofeo Copé Oro y 45.000 nuevos soles

Finalistas: Trofeo.

El nombre de los finalistas se mantendrá en absoluta reserva, salvo que se desee lo contrario. Para ello, cada concursante deberá expresar tal interés en la hoja de datos personales, según el punto 6. De no expresarse tal interés, solo se difundirá el nombre de la obra finalista y el seudónimo del autor y no se hará entrega del trofeo respectivo.

Fuente ,detalles y bases del concurso AQUI.

 

Caminando por Hokkaido. Autor: Edson Morales Parra